Ahora en LU15: Lo Principal Luego continúa: Versión Original

Ahora en LU15: Versión Original Luego continúa: Digamos Todo

Ahora en LU15: Digamos Todo Luego continúa: Meridiano Regional

Ahora en LU15: Meridiano Regional Luego continúa: El Colegio Médico

Ahora en LU15: El Colegio Médico Luego continúa: Tangos, Solo Tangos

Ahora en LU15: Tangos, Solo Tangos Luego continúa: Actualidad Patagónica

Ahora: Actualidad Patagónica Luego continúa: La Oreja Deportiva

Ahora en LU15: La Oreja Deportiva Luego continúa: Planeta Basquet

Ahora en LU15: La Oreja Deportiva Luego continúa: Escape Libre

Ahora en LU15: Escape Libre Luego continúa: Cocina é Chacra

Escuchá ahora LU15 AM 800 Online las 24hs

Ahora en LU15: Planeta Basquet Luego continúa: Cocina é Chacra

Ahora en LU15: Cocina é Chacra Luego Momento Musical

Ahora en LU15: Momento Musical Luego continúa: Lo Principal

Vendió su casa y despues se arrepintio pero la justicia falló a favor del comprador

22 octubre, 2019 - 9:00

Vendió una casa pero se arrepintió: fallo le dio la razón al comprador

 

Un fallo civil de Cipolletti, que todavía no está firme porque puede ser apelado, resolvió el conflicto entre dos personas que se disputaban una vivienda. La sentencia determinó que hubo un negocio jurídico y le otorgó la razón al comprador, a quien pretendían desalojar.

Lo que comenzó como una relación de amistad terminó en un litigio judicial que demandó la intervención de los fueros Civil y Penal de Cipolletti. El propietario original de la vivienda la utilizaba esporádicamente como casa de fin de semana y en ese contexto comenzó a prestársela a un amigo que por su diagrama laboral debía permanecer en la región sólo algunos días.

El primer propietario, luego, entabló una demanda de desalojo contra quien había sido su amigo. Consignó que el hombre se quedó definitivamente en la casa y que cambió la cerradura.

En su defensa la otra parte argumentó que habían firmado un boleto de compraventa puesto que el primer propietario, por razones personales, quería deshacerse de la vivienda. Sin embargo el documento que probaba ese negocio no apareció y hubo una denuncia penal por el hurto de esos papeles.

La prueba central fue el trámite de alta de uno de los servicios puesto que la empresa proveedora tenía una fotocopia de ese boleto de compraventa que había sido sustraído.

Además el segundo ocupante demostró con testigos que él había permanecido allí durante un tiempo extenso, que había solicitado un préstamo para adquirir la vivienda y que había realizado mejoras de consideración.

Una pericia demostró todos los arreglos que se habían efectuado en la propiedad.

Sostuvo el juez Federico Corsiglia al momento de resolver: “la sumatoria de todos los elementos expuestos, frente a la orfandad probatoria de los argumentos traídos por la actora me llevan a concluir que he de tener por cierto que entre el Sr. C y el Sr. O existió un negocio jurídico , que si bien fue llevado delante de manera torpe y desprolija, las pruebas aquí recolectadas dan cuenta de que el mismo, efectivamente, existió, y que en consecuencia el Sr. O tomó la posesión pacífica del inmueble, de forma excluyente y a título personal y desde entonces y de manera ininterrumpida ha sostenido su ánimo de dueño, por lo que de ninguna manera puede ser encuadrado bajo la figura de intruso en la que lo ha colocado el actor. Así, y solo a modo de conclusión de todo el análisis realizado, en el contexto de la prueba producida, difícil es presumir que alguien realice mejoras superiores a cuatro millones de pesos en un inmueble sobre el que tiene la obligación de restituir”. En función de esos argumentos rechazó la demanda de desalojo.

Seguinos en las redes

¡Escribinos por Whatsapp!

2920 212014